Menu

"¡Nuestra vida es punk!" - Entrevista Elvira Rock Dog

  • 07/08/2019

En el microcentro de Rosario, por calle Mendoza, se encuentra el lugar de trabajo de Walter Pérez, allí hace un alto en sus labores y nos espera para contarnos lo que se viene para Elvira. Entramos al lugar y justo una familia de extranjeros lo saluda amablemente, parecen muy contentos, él los despide y nos invita a conocer el lugar.

Después de chusmear un poco las instalaciones, vamos a su espacio de trabajo, una camill… Una camilla de tatuador, ya que Walter es uno de los tipos más reconocidos en el arte de pintar la piel con agujas. Así que ahí mismo, en el corazón de Perro Negro Club de Rock, en un box vidriado rodeado de tintas, espejos, luces y agujas, empezamos a charlar.

“En el 2014 nos conocimos con Góme (voz y guitarra), teníamos novias que eran amigas y por intermedio de ellas nos encontramos” cuenta Walter. “La primera noche ya conectamos, nos sentamos aparte, sacamos las violas y nos pusimos a tocar, teníamos los mismos gustos, así que empezamos, buscamos un batero y de ahí no paramos más”.

 

¿Pero vos tocas el bajo?

Yo toco el bajo. Compongo con la viola, pero soy bajista. Aparte Góme la rompe toda como guitarrista, y en la bata está Bruno.

 

Somos una banda auténtica, sincera, tenemos nuestros temas salvajes, por qué nos salen así, y también tenemos canciones que si queres podes llamarlas naif.

 

En 2016 tienen su debut discográfico con “Anoche Estaban Todos”, ahora están por lanzar el segundo disco, “Pasando Tormentas”. ¿Cómo fueron esos procesos?

El primer disco lo registramos en Blue Room, de una forma más rudimentaria, lo grabamos en formato vivo, los tres tocando al mismo tiempo y lo pichicateamos un poquito. Igualmente estamos muy conformes con lo que hicimos, suena bien y es fiel a nosotros. En cambio este fue muy distinto, lo grabamos en Penny Lane y en la producción se metió el Mantu de Bulldog. El fue uno más de la banda, de tiempo completo, estaba en los ensayos, metía y sacaba cosas de los temas. Estuvo muy metido en el disco, capaz eran las dos de la mañana y el loco me llamaba para mostrarme como sonaba algo... Nos sentimos muy cómodos trabajando, obviamente todo fue consensuado y dimos un salto de profesionalismo. Así fue, Pasando Tormentas se grabó de otra forma, tiene colchones de guitarras, panderetas, etc.

 

¿Esos arreglos no ablandan el sonido de la banda?

No, yo creo todo lo contrario, lo hace más sólido. Nosotros somos un trio, pero estamos evaluando la posibilidad de sumar otro guitarrista, porque Góme la rompe, pero queremos que esté un poco más suelto. Bueno, además de esos arreglos, el disco tiene la participación de grandes referentes, Pablo Pino de Cielo Razzo, Willy de Bulldog y el Mantu, obviamente. Él hizo algo impensado para nosotros, nos preguntó si queríamos que toque Tukan de Violadores. Así que lo llamó y en una semana estaba grabando, increíble…

 

Su relación con Bulldog viene desde antes. ¿Cómo se dio, eran amigos...?

¡Nosotros somos fanáticos de Bulldog! Desde que arrancamos, tuvimos la suerte de tocar con muchos grosos (CJ Ramone , Reincidentes, Massacre, Carajo, Sin Ley, Mal Momento, etc.), pero siempre queríamos ver la forma de tocar en un show con ellos. Hasta que un día nos llamaron. Hicimos gira en el norte, en cuyo, en el conurbano bonaerense. ¡Era todo una locura! Ir a Tartagal y que haya muchísima gente de todos lados haciendo previa desde las 5 de la tarde, llegamos y nos sentíamos unos rockstars. Ellos nos dieron un apoyo muy importante, hicimos un Groove en Capital Federal, las dos bandas solas y fue una bomba, el público nos recibió muy bien.

 

¿Cómo es sacar un disco hoy en día? ¿Cómo ven la movida musical?

Está muy complicado, nosotros sacamos un disco en formato digital, porque hacerlo físico es muy costoso y no podemos afrontarlo ahora. Vemos que la movida hoy es así, digital, pero igualmente queremos tener la cajita con el CD en la mano. Seguro lo haremos más adelante. Y con respecto a la movida, entendemos que los músicos solo tendríamos que ocuparnos del arte, pero en la realidad la cosa no funciona así. Hay que moverse y producir todo, por eso nos juntamos con otras bandas del palo y organizamos. Hace poquito hicimos un festipunk anticrisis, en un barrio de la periferia con entrada a 100 pesos, para que la gente pueda ir y por suerte se re coparon. Ahora, el 18 de agosto presentamos el disco en Fauna, donde era McNamara, y la entrada vale 100 también, porque queremos tocar y que la gente pueda ir, que sea accesible, que nos vean. Después de esto seguramente vamos a volver a organizar algo en los barrios, es cómo volver a los inicios.

 

El disco tiene la participación de grandes referentes, Pablo Pino de Cielo Razzo, Willy de Bulldog y el Mantu, obviamente. . Él nos preguntó si queríamos que toque Tukan de Violadores. Así que lo llamó y en una semana estaba grabando, increíble…

 

¿Cómo se define Elvira?

¡Nuestra vida es punk!

Somos una banda auténtica, sincera, tenemos nuestros temas salvajes, por qué nos salen así, y también tenemos canciones que si queres podes llamarlas naif. No somos una banda muy metafórica, no somos de libros, decimos lo que sentimos de forma cruda. Para definirnos en un estilo musical nos dimos cuenta que no podíamos ser Elvira punk rock ni Elvira hard rock, y nuestro sonido anda por ahí, así que inventamos el nombre de nuestro estilo, somos Elvira Rock Dog.